Al corazón del Andévalo

Esta singular comarca de Huelva, situada entre la Sierra de Aracena y Portugal, nos recibía calurosamente a primeros de octubre con nada menos que 35°C.

De camino a nuestro destino, cruzábamos por delante de Cerro Colorado en Río Tinto y nos alegraba enormemente ver toda la actividad minera en la corta; retroexcavadoras cargando en varios frentes, dumpers por las pistas, hasta tres grandes voladuras perforadas y la planta a pleno rendimiento. Hacía muy poco tiempo en el que el silencio se había adueñado por completo de este increíble paraje. Atalaya Mining, empresa propietaria del Proyecto Río Tinto presentaba recientemente los resultados de 2017, su primer año completo de producción y confirmaba la buena marcha de la explotación. Esto es una grandísima noticia para los vecinos del pueblo y alrededores, que asisten esperanzados a una dinamización de la economía y el empleo.

1.jpg
Explotación de Cerro Colorado en la actualidad (Río Tinto, Huelva)

Numerosos son los cauces de ríos, afluentes y arroyos que, en nuestro viaje, nos van dando pistas del famoso y característico color rojizo de la zona. El origen de estas aguas ácidas, en contra de lo que se pueda pensar a primera vista, no está relacionado directamente con la minería sino que se debe a la interacción de acuíferos subterráneos con distintas unidades geológicas que contienen grandes cantidades de sulfuros metálicos masivos, dándole un color rojizo por la alta concentración de óxidos de hierro. El PH ácido y la escasez de oxígeno, teóricamente, impediría la vida en estas aguas, pero las algas y otros organismos que habitan en ellas ha hecho que se convierta en una zona casi de culto y de estudio mundial.

2
Aguas rojizas Rio Odiel
3.jpg
Algas en antigua explotación La Sierrecilla

Ya en nuestro trabajo de campo “descubrimos” un antiguo puerto minero en el cauce del Guadiana, se trata del Puerto de la Laja que sigue dibujando la silueta en ruinas de su antiguo cargadero al que llegaba mineral de la Mina Santa Catalina o Las Herrerías, entre otros. En 2011 fue considerado Bien de Interés Cultural y aunque llega por el sur un precioso tramo de vía verde, no está explotado ni restaurado. Parece que se está trabajando en varios proyectos turísticos, como un uso náutico del muelle. Esperamos que pueda hacerse realidad ya que son muchas las posibilidades que tiene este lugar. Nosotros, mientras, observamos el atardecer imaginando el gran movimiento del puerto en los siglos XIX y XX.

4.jpg
Puerto de la Laja S.XIX (www.territoriohuelva.com)
5.jpg
Cargaderos de mineral en la actualidad
6.jpg
Vía Verde del Guadiana a su paso por el Puerto de la Laja

A escasos kilómetros del puerto se encuentra la Mina Santa Catalina, una pequeña mina de manganeso abandonada en 1940 en la que encontramos jaspes y pizarras moradas. Con mulas y coches llevaban el mineral hasta este puerto cercano.

7.jpg
Pequeña trinchera en Santa Catalina Edificaciones abandonadas en las inmediaciones de la Mina
8.jpg
Edificaciones abandonadas en las inmediaciones de la Mina

Ya en la siguiente jornada nos dirigimos a Las Herrerías, donde la búsqueda de cobre y azufre para la fabricación de ácido fue el motor hasta el cierre en 1988. Estos minerales se transportaron hasta mediados del siglo pasado por una vía estrecha de ferrocarril de sólo 76 cm durante 32 km hasta el Puerto de la Laja.

9.jpg
Antigua corta en Las Herrerías, Huelva

Seguimos, con nuestro GPS, perdiéndonos por la dehesa y encontramos, en medio de la nada, una antigua explotación abandonada, Vuelta Falsa. Caminamos entre colores amarillos, rojos y naranjas, incluso pisando escorias que nos señalan que hubo una antigua fundición de la que no quedan restos. Debatimos que estaba muy lejos del pueblo más cercano. Posiblemente el transporte fuese con animales y coches, más tarde leemos que se intentó construir un cable aéreo para llevarlo al Puerto de la Laja pero que se terminaría desestimando por los sobrecostes.

10.jpg
Posible estructura para recuperar el mineral en Vuelta Falsa

Había que madrugar cada día para poder llegar a todos los rincones del Andévalo, y explorar así su geología y los distritos mineros. Al norte del casco urbano de El Almendro se sitúa un lugar emblemático del municipio como la Peña Alba (o Maya). Consiste en una formación geológica en la que sobresalen las Ignimbritas (Roca volcánica que se originó tras enfriarse en aguas marinas).

11.jpg
Ignimbritas en Peña Alba (El Almendro, Huelva)

Llegamos a Tharsis, zona minera cuyo origen se remonta a tiempos bíblicos. La extracción de pirita masiva para la fabricación de ácido sulfúrico es la base de su historia.

12.jpg
Imponente y maravillosa Corta Filón Norte en Tharsis, Huelva

Tharsis posee un inmenso patrimonio industrial inmueble y de infraestructuras ferroviarias. Es bienintencionada su explotación turística pero la magnitud de casi todo lo que nos rodea hace que sea una tarea muy compleja. El modelo a seguir parece Río Tinto al que también ayuda la actual reactivación de la explotación minera.
Seguimos andando por su gran escombrera con el zumbido de fondo de los grandes aerogeneradores. No podemos olvidar que el mayor parque eólico de Europa se encuentra en el Andévalo con 383 megavatios de potencia instalada, lo que ha supuesto una inyección económica y la necesaria creación de empleo en la zona.

13
Vista panorámica de Filón Norte con los aerogeneradores al fondo

Los últimos días, en esta región natural entre sierra y costa, fueron dedicados a la búsqueda de muestras de pizarras negras para análisis de polen. Estas pizarras al no formarse a más de 300-400° de temperatura hacen que el polen que tiene en su interior, desde hace millones de años, al haberse “conservado” se pueda analizar para establecer las eras geológicas de distintos lugares de la zona en los que actualmente hay conflicto.

14.jpg
Pizarras negras en la ribera del río Albahacar
15
Claros pliegues en grauvacas, río Albahacar

Esta intensa semana de trabajo en el corazón del Andévalo ha sido posible gracias al control exhaustivo de la zona que posee Alejandro Díez, geólogo y compañero del IGME. Grandísimo profesional. Todo un placer haberme podido empapar con sus explicaciones sobre el terreno onubense.

Volveremos pronto a la Surportuguesa andaluza, a ver salir el sol entre cuarcitas, contemplar sus atardeceres en el Guadiana y a reponer fuerzas degustando sus ricos platos tradicionales mientras conversamos con sus acogedores vecinos sobre épocas mineras pasadas o futuras.

16
Atardecer en Sanlúcar del Guadiana (Huelva), con el río y Alcoutín (Portugal) al fondo.

Autor (texto y fotografía): Clemente Molina, técnico GEO_FPI

Y si te interesa conocer más en detalle sus trabajos entra en nuestro tablero de Pinterest Proyecto de la Faja Pirítica Ibérica- Litoteca de Peñarroya.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s